una transformación inspiradora... estilismo sostenible

TRANSFORMACIÓN INSPIRADORA… HACIA EL ESTILO SOSTENIBLE

Transitamos velozmente a través del mes de septiembre. Tradicionalmente caracterizado por la catarsis que provoca el fin del verano y el consecuente aluvión de buenos propósitos, esos que, probablemente, se verán pospuestos hasta la siguiente catarsis (la de fin de año). En fin, hablemos de cambios y de transformación.

Personalmente, he decidido señalar seriamente en mi agenda este septiembre, mes de una nueva temporada, como punto de inicio de algunos proyectos que llevan ya tiempo entrando y saliendo de mi cabeza. Ya sabéis… tenéis las ideas, las sacáis de vuestra  mente para que la constante “rumiación” no impida generar nuevas ideas. Pero… ¡sorpresa! Las ideas son solo ideas, de nada sirve ser fuente inagotable de ellas si nunca se pasa a la acción. Pues eso, que me planto y marco en mi calendario este mes como punto de partida. Renuncio a enero. Es más, a 31/12/2021 sería fabuloso poder haber recorrido (cual “runner” principiante) esos alentadores primeros “kilómetros” de rodaje que permitan alcanzar la ansiada tracción.

COOL "SECONDHAND", NUESTRA SEGUNDA MANO SOSTENIBLE Y VINTAGE

¡Ay! Sueños, metas, proyectos, propósitos y, sobre todo, toma de decisiones (y es que… sin acción no hay resultado). Difícil eso de decidir, o… ¿quizás no tanto? Et voilà, aquí acaba de aparecer la primera muestra de indecisión. Digamos que más que difícil es desafiante. La oferta de posibles metas es tan amplia hoy en día que resulta abrumador tener que elegir y focalizar la correcta. Dejarse guiar por el corazón y permitirse escuchar a la intuición no suele fallar (un cóctel de pasión y confianza).

Y todo esto para introducir el tema del que quiero hablar: la transformación como esa forma de elevarnos tanto como individuos como sociedad. Y, claro está (no podía ser de otra manera hablando desde  Ricky’s Closet), su íntima relación con la moda.

Una nueva temporada en moda ha comenzado ya, otoño-invierno 21/22. Se mezcla con las presentaciones de las nuevas propuestas para la próxima primavera verano. Tomándolas como pretexto, me gustaría pensar (de hecho lo hago) que una nueva forma de imaginar temporadas es posible. Conjugarlas a través de una manera diferente de mirarlas, de sentirlas y de pensarlas. Adoptar un mindset más abierto y elevado, uno que opere en sintonía con el planeta, con el mundo y con quien habita nuestro cuerpo. Habréis observado que no solo lo digo desde el punto de vista de la industria sino que me estoy centrando en la capacidad de decisión y creación de cada uno de nosotros. ¿Qué se requiere para esto? Siento que la clave está en el autoconocimiento. ¿Cómo vamos a cambiar el exterior (o sea, la industria de la moda a través del modo en que consumimos) si no reseteamos nuestro interior, si no tenemos claro quiénes somos y qué queremos (en este caso, de la moda)?

una transformación inspiradora... estilismo sostenible

Esta es la transformación a la que me refería. Nos dejamos arrastrar por múltiples convencionalismos sociales, por deseos que provienen de fuera y que nos generan “necesidades” de forma continua. Permitamos que algo más auténtico brote de nosotros. SER, HACER Y TENER. Esa es la secuencia que nos conducirá a sentirnos bien con nosotros mismos y con el mundo. Y, sin embargo, la sociedad nos ha inoculado, exitosamente, un orden totalmente opuesto: tener, hacer y ser… “Si tengo esto, seré feliz”. Really? La felicidad nace del interior, depende de nosotros y no de agentes externos. Un disfrute diario, incluso cuando las cosas no son siempre como nos gustarían. Básicamente se trata de amor. De agradecer. De conectar con los otros. De seguir tus metas. Es ese maravilloso estado marcado por la creatividad, la serenidad y la confianza en el que el mejor movimiento es siempre hacia delante. Y, en un estado semejante es seguro que consumiremos de forma muy diferente.

Pero, ¡cuidado! La felicidad, como el éxito, no debe perseguirse sino seguirse. Si te obsesionas, se te escapa.

Decía Viktor Frankl (os recomiendo su libro, El hombre en busca del sentido): “No aspiren al éxito: cuanto más aspiren a él y más lo conviertan en su objetivo, con mayor probabilidad lo perderán. Puesto que el éxito, como la felicidad, no puede perseguirse sino seguirse […] como si fuera el efecto secundario no intencionado de la dedicación personal a algo mayor que uno mismo”.

Lo sé, os estaréis preguntando…  ¿qué tiene que ver esto con la moda y con la nueva temporada otoño invierno que he tomado prestada como pretexto? Pues… siento que tiene que ver, TODO. Tanto desde el punto de vista del consumidor como desde el punto de vista de la industria.

En el caso del consumidor, saber realmente quién eres, conectar con el sentido de tu vida, con los demás, con tus metas, disfrutar de cada día. Todo ello forma parte de la receta para la felicidad. El “Conócete a ti mismo” del templo de Apolo en Delfos sigue vigente en nuestros días. Un básico para alcanzar una relación sana con nosotros, con el resto del mundo y con el planeta (como consecuencia, una relación sana con la moda), puede decirse que está estrechamente unido al concepto de sostenibilidad. ¿Por qué no hacer uso de la moda para reforzar nuestro ser? ¿Por qué no hacer uso de la moda para diferenciarnos sin separarnos? ¿Por qué no hacer uso de la moda para ayudar a comunicar quiénes somos? Haz uso de ella de forma consciente. En definitiva, sírvete de la belleza que es capaz de irradiar, sírvete de esa fuente inagotable de inspiración que constituye su esencia e interactúa con ella mediante un proceso (paradójico)  de diferenciación, por un lado, e integración, por otro.

una transformación inspiradora... estilismo sostenible

En cuanto a la industria, la importancia del autoconocimiento de la que hemos hablado en relación a las personas, así como la definición que daba Viktor Frankl de felicidad, son conceptos totalmente extensibles y aplicables a las empresas. De todos es sabido que, en la actualidad, el propósito es lo que guía (o debería guiar) a las organizaciones. Las B Corp están ganando terreno. Desafortunadamente, todavía son minoría dentro del entramado empresarial de la industria de la moda (bueno, en general, de cualquier industria). Ejemplos como Patagonia iluminan el camino para las demás. Sabemos que no es suficiente, necesitamos más. Y digo necesitamos porque, literalmente, se trata de un tema de oxígeno, ahí están los ODS de la ONU para recordárnoslo. Los impactos negativos que, minuto a minuto, sacuden el equilibrio planetario (tanto ambiental como social), requieren de correlativas y urgentes transformaciones en la forma de operar.

una transformación inspiradora... estilismo sostenible

Trasladando lo anterior a mi área de influencia e intentando ayudar mediante pequeñas transformaciones generadoras de impactos positivos, Ricky’s Closet se ha propuesto contribuir más activamente al cambio. El blog y el perfil en redes nacieron como una ventana desde la que comunicar las posibilidades de estilo, casi infinitas, que esconde el interior de nuestros armarios. Una ventana desde la que hacer ver que no es necesario lanzarse a un loco shopping que solo genera frustración, además de acelerar un más que fatídico desenlace en términos de sostenibilidad (sin hablar de cómo perjudica nuestro estilo).

También una ventana que quiere deshacerse del tabú de la edad, un desafío para las mujeres. Un «estigma» que, aunque cada vez tiene una menor influencia social, todavía tiene demasiada (sobre todo, en moda). Me pregunto y me contesto… ¿Qué es la edad sino una mera interpretación mental? Entonces, ¡cambiemos la interpretación!

Quienes me conocen saben de mi interés por la moda y, sobre todo, por el estilo, así como de mis constantes debates y dilemas sobre cómo conseguir equilibrar algo que tanto me apasiona con lo que el planeta demanda. Sé que muchas personas también los tienen, también sé que otras muchas los tendrán. Ricky’s seguirá siendo un espacio desde el que se comunica y habla de moda y estilo. Continuará insistiendo en que una moda más consciente no reñida con la estética es totalmente posible. Ya sabéis: Ética = Estética. En definitiva, a partir de ahora, se propone ser más interactivo y de mayor utilidad práctica:

una transformación inspiradora... estilismo sostenible
una transformación inspiradora... estilismo sostenible
una transformación inspiradora... estilismo sostenible

En síntesis, un espacio en el que adquirir looks únicos e inspiradores, un espacio en el que acceder a consultoría  y asesoría de estilo (“Estilismo sostenible”) y un espacio de debate sobre todo los desafíos que tanto la moda como la vida nos plantean continuamente. Renunciar a que la moda nos ayude a sentir y a expresarnos NO es una opción, conseguir que lo haga desde el lugar adecuado es nuestro desafío.

Para finalizar, os dejo el propósito de transformación que guía, desde ahora, el camino de Ricky’s Closet: “Hasta que los armarios del mundo alcancen el máximo de estilo y sostenibilidad”. Da vértigo, pero de eso se trata, de retos que nos inspiran y nos impulsan. En relación a esto, citaré una maravillosa frase de Herman Hesse: “Para que pueda surgir lo posible, es necesario intentar una y otra vez lo imposible”

ENTRE "RETHINKING" Y RECUPERACIÓN DE LOOKS
No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies